dissabte, 25 de desembre de 2010

Y llegará un día, en que las palabras ya no duelan, no importen. Entonces, podré decir orgullosamente, que me he reparado.

Sí, las tiene, tiene las alas rotas.
... Y también tiene el lado romántico cerrado por reformas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada